Skip navigation


Por qué los perros no viven tanto como las personas.

Siendo un Veterinario, fui llamado para examinar a un perro Irlandés de 13 años de edad llamado Belker. La familia del perro, Alex, su esposa Lisa y su pequeño Tom, estaban muy apegados a Belker, y estaban esperando un milagro. Examine a Belker y descubrí que estaba muriendo. Les dije a su familia que no podíamos hacer ya nada por Belker, y me ofrecí para llevar cabo el procedimiento de eutanasia en su casa.

Al día siguiente, sentí la familiar sensación en mi garganta cuando Belker fue rodeado por la familia. Shane se veía tranquilo, acariciaba al perro por última vez, y yo me preguntaba si él comprendía lo que estaba pasando. En unos cuantos minutos Belker se quedó dormido pacíficamente para ya no despertar. El pequeño niño pareció aceptar la transición de Belker sin ninguna dificultad. Nos sentamos todos por un momento preguntándonos el porqué de el lamentable hecho de que la vida de los perros sea mas corta que la de los humanos.

Tom, que había estado escuchando atentamente, dijo:

– Yo sé porqué.

Lo que dijo a continuación me maravilló, nunca he escuchado una explicación mas reconfortante que ésta. Este momento cambio mi forma de ver la vida.

El dijo:

– La gente viene al mundo para poder aprender como vivir una buena vida, como amar a los demás todo el tiempo y ser buenas personas. ¿Verdad? Bueno, como los perros ya saben cómo hacer todo eso, pues no tienen que quedarse por tanto tiempo como nosotros.

Si pudiésemos aprender de los perros, aprenderíamos cosas como:

– Cuando tus seres queridos llegan a casa, siempre corre a saludarlos.
– Nunca dejes pasar una oportunidad para ir a pasear.
– Deja que la experiencia del aire fresco y del viento en tu cara sea de puro éxtasis.
– Toma siestas.
– Estírate antes de levantarte.
– Corre, brinca y juega a diario.
– Mejora tu atención y deja que la gente te toque.
– Evita morder cuando un simple gruñido sería suficiente.
– En días cálidos, recuéstate sobre tu espalda en el pasto, patas abiertas.
– Cuando haga mucho calor, toma mucha agua y recuéstate bajo la sombra de un árbol.
– Cuando estés feliz, baila alrededor, y mueve todo tu cuerpo.
– Deléitate en la alegría simple de una larga caminata.
– Sé leal.
– Nunca pretendas ser algo que no eres.
– Si lo que quieres está enterrado…escarba hasta que lo encuentres.
– Cuando alguien tenga un mal día, quédate en silencio, siéntate cerca y suavemente hazles sentir que estás ahí…

A mi perra Brinca que a sus 18 años nos sigue alegrando la vida como el primer día.


Los duendes de las estadísticas de WordPress.com prepararon un informe sobre el año 2013 de este blog.

Aquí hay un extracto:

La sala de conciertos de la Ópera de Sydney contiene 2.700 personas. Este blog ha sido visto cerca de 9.700 veces en 2013. Si fuera un concierto en el Sydney Opera House, se se necesitarían alrededor de 4 presentaciones con entradas agotadas para que todos lo vean.

Haz click para ver el reporte completo.


Una discográfica lanza un concurso a través de Youtube para captar nuevos talentos de la canción…

Un hombre de 96 años, sin ninguna experiencia previa en la música, envía una letra a través del correo ordinario…

A veces pareciera algo irreal, un sueño quizás, pero fue real. Simplemente fueron unos 75 años maravillosos.


 

Cierto día un tendero que estaba atendiendo a sus clientes vio que un perro se metía en su tienda. Empezó a gritarle para que saliese de local. El perro salió pero a los pocos minutos volvió a entrar y  despues de entrar y salir unas cuantas veces más hasta que el tendero se dio cuenta que traía algo en la boca.

Saliendo de detras del mostrador, se acercó hasta el perro y vio que lo que traía en la boca era una nota envuelta en un plástico. Cogió la nota y la leyo: “Podría usted enviarme un kilo de macarrones y un bote de salsa de tomate?”. Envuelto en el plástico venía también un billete de 50 euros.

El tendero preparó el pedido y una vez listo  metió en una bolsa los macarrones y la salsa de tomate. El perro, que estaba atento, ladró dos veces nervioso y entonces el tendero se dio cuenta de que le faltaba el cambio de los 50 Euros y lo introdujo también en la bolsa.

 

Image

 

Mostró las asas de la bolsa al perro, que las puso en su boca y abandonó la la tienda.

El tendero estaba asombradísimo y decidio salir detras del perro para ver qué hacía.

El perro camino por la calle hasta llegar a un semáforo  donde se paró, depositó la bolsa en el suelo, se alzó sobre sus patas traseras y pulsó el botón para que el semáforo cambiara a verde para los peatones. Esperó sentado con la bolsa de nuevo en su boca hasta que el semáforo le dejó pasar, cruzó tranquilamente y caminó hasta la parada de autobus. Al llegar, observó las señales que indicaban los diferentes autobuses y sus rutas, se sentó y esperó.

Al poco rato para un autobús pero el perro no se movió, un poco más tarde llego otro y el perro subió rapidamente por la parte de atras para que el conductor no lo viese. El tendero no daba crédito a lo que estaba viendo y subió también al autobús.

Tres paradas después el perro se alzó sobre sus patas, tocó el timbre y cuando el autobús paró se bajo. El tendero bajó tras él. Los dos caminaron unos minutos más hasta llegar frente a la puerta de una casa. El perro dejó la bolsa en el suelo y comenzó a golpear la puerta con sus patas delanteras mientras ladraba, como nadie le habría dio un salto a una tapia y de allí salto al alféizar de una ventana consiguiendo golpear varias veces el cristal.  Saltó otra vez a la calle y volvió a colocarse frente a la puerta. A los pocos segundos la puerta se abrió y salió un hombre que sin mediar palabra empezó a golpear al perro mientras le gritaba lo inútil que era.

Al ver aquello, el tendero se fue hacia aquel hombre le sujeto para que no pegara más al perro y le dijo: ¡Por favor, deje de pegar al perro! ¿No se da cuenta que está cometiendo una injusticia?. Este perro es un genio.

– “¿Un genio?” — gritó el hombre, — ¡este imbecil de perro ya es la segunda vez que se olvida las llaves!.

 

 


Los asistentes a un concierto de un coro infantil en la ciudad alemana de Wuppertal se quedaron estupefactos tras presenciar una actuación que tardarán tiempo en olvidar…

Cada 3 segundos el mundo pierde un niño por causas que se pudiesen haber evitado.

A %d blogueros les gusta esto: