Skip navigation

Monthly Archives: febrero 2011


 

Estamos en un mundo de cambio. Cambio imparable. Y queremos permanecer estáticos e impasibles mientras todo gira a nuestro alrededor aparentando que nada nos afecta. Y eso es imposible. Y sufrimos las consecuencias.

 

 

 

 

Mirad estos datos mientras subís vuestros altavoces al máximo:

 

 

 

 

Formémonos, formémonos y volvamos a formarnos hasta el último día.

Aprendamos, aprendamos y volvamos a aprender hasta el último día.

Trabajemos y trabajemos para buscar los mejores colegios para nuestros hijos y servir de ejemplo para ellos.

Preparémonos y mentalicémonos de que no tenemos por qué vivir mejor que la generación anterior.

Disfrutemos, disfrutemos y volvamos a disfrutar del maravilloso y alucinante momento de la historia que nos está tocando vivir.

 

 

Ahora, sabiendo todo esto… ¿Qué hacemos aquí parados? Malditos!
Gracias a Luis Miguel por recordarme este vídeo.

 

 


 

Éranse una vez un grupo de simpáticos monos metidos en una jaula, una escalera y una ristra de plátanos al final de los escalones.

 

Mono simpático.

 

Como no podría ser de otra forma, los monos se abalanzaron escalera arriba en busca de los codiciados plátanos. Inmediatamente, una ducha helada frustró su intento. Los monos, mirándose entre sí, no daban crédito.

 

No tardaron mucho en volver a intentarlo. Lo único que recibieron fue una ducha de agua helada y la consiguiente frustración.

 

Siguiente intento, casi un constipado y sin poder llegar a los plátanos.

 

Los monos ya se miraban la escalera con recelo. Un atrevido lo volvió a intentar y los demás le pegaron para evitar el agua helada. Ya no cayó agua.

 

Monos sorprendidos...

 

Los científicos sacaron a unos de los monos y metieron a otro nuevo en la jaula. Éste, lo primero que hizo fue abalanzarse escalera arriba. El resto le pegó. El pobre nuevo mono no entendía nada de nada.

 

Volvieron a sustituir a otro mono de los viejos con otro mono nuevo. Éste último volvió a correr hacia la escalera con gran júbilo. Lo único que consiguió fue una paliza del resto y una cara de no entender nada. El mono que más se ensañó con él fue su predecesor en la antigüedad de la jaula aún sin saber por qué le estaba pegando al nuevo mono.

 

Mono pensativo...

 

Uno tras otro, los científicos fueros sustituyendo a cada uno de los monos hasta que ya no hubo ninguno que hubiese probado el agua helada. Sin embargo, a cada nuevo mono que entraba en la jaula y salía zumbando hacia la escalera, el resto le pegaba. Lo plátanos nunca fueron comidos. Estos monos ya no sabían por qué pegaban a quién los intentaba alcanzar ya que ninguno de ellos habían sido rociados con el agua helada.

 

Sólo se limitaban a hacer y repetir lo que habían visto sin preguntarse el por qué.

 

Ejecutivos

 

Cómo me suena esto últimamente… Esto y el principio de Peter.

 

 


 

Siempre he querido colgar este vídeo y no veo mejor ocasión que hoy. Ayer fui y hoy acabo de llegar de Barcelona. La hermana más mayor de mi padre ha muerto con 86 años.

 

Su bisnieta nacerá en unos cuatro meses. Nunca se llegarán a conocer. Y de hecho, aunque hubiese nacido algo antes, tampoco.

 

 

 

 

Sus últimos años los vivió bajo la angustia y la zozobra tal y cómo se describe en esta campaña:

 

 

Mucho ánimo a todos los que padecen esta enfermedad. Y también a los enfermos, claro.

 

Descansa en paz, tía Cándida.

 

 

 


 

Vale la pena invertir algo menos de 6 minutos.

 

Se trata de un vídeo ganador del 56º Festival de Berlín celebrado en el año 2006 en la modalidad de vídeo corto con el motivo de “La comida, el sabor y el hambre”.

 

 

 

 

Se presentaron 3600 cintas. Esta fue la ganadora:

 

 

Y estos son los que tienen suerte o se saben buscar parte de ella. Para que luego nos quejemos por sandeces.

 

 

A %d blogueros les gusta esto: