Skip navigation


 

Hoy, Mario Vargas Llosa, como no podría ser de otra forma viniendo de él, ha dado una lección de saber estar y saber ser persona durante su discurso de recogida del Premio Nobel. Por supuesto, hablaba de aquellas personas que se visten por los pies, no de las otras.

 

 

Os dejo un extracto (a partir del segundo 27) que realmente me ha emocionado y me sigue emocionando cada vez que lo escucho y más aún, al ver como su voz entrecortada en ese momento, expresa lo que siente por su mujer.

 

Pero no es para menos, tal y como la describe:

 

 

Grande Mario, grande. Y parece que más grande aún, lo es su mujer.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: