Skip navigation


 

Hay cinco cosas que siempre, siempre me arrancan una sonrisa, me reconfortan y me dan energía:

 

  • Mirar a niños mientras empiezan su vida. (I)
  • Mirar a ancianos mientras están al final de la suya. (II)
  • Mirar a personas minusválidas mientras siguen con su vida. (III)
  • Mirar a los perros, mascotas, bichos o plantas haciendo la suya. (IV)
  • Mirar a la gente que quiero mientras duerme. (V)

 

 

Mirar a ancianos mientras están al final de la suya. (II)

 

Me encanta verlos. Muchas veces los veo en los parques, andando renqueantes por las calles, cabizbajos, sentados en cualquier lugar que les pueda ofrecer un mínimo de confortabilidad, en el metro dejando pasar las paradas y la vida, ensimismados en sí mismos, en otros tiempos mejores, reviviendo los recuerdos una y otra vez. Los momentos de gloria y los momentos de penuria. Cada arruga de su piel en un renglón de su camino.

 

Retrato anciano

 

Nosotros somos su fruto. Todo lo que recogemos hoy, todas las oportunidades que se nos presentan son gracias a ellos. En la inmensidad del tiempo podemos decir que nosotros no nos hemos ganado nada. De hecho, el mismo milagro de que estemos vivos es gracias a ellos.

 

Hace unos 25.000 años el homo sapiens vivía en cuevas. A día de hoy, el homo sapiens… ya sabemos cómo vive. Y todo gracias a los millones de abuelos que se han esforzado por mejorar la vida de sus hijos durante cientos y cientos de generaciones.

 

Y me da pena. Tengo lástima de nosotros mismos al ver que están sedientos de comunicar sus vivencias, de dar y recibir, sobretodo, de recibir amor. De comunicar su experiencia. Y me da pena ver que somos tan estúpidos como para no escuchar lo que dicen y no recibir su amor y tampoco dárselo.

 

Rostro arrugado

 

Se nos llama homo sapiens lo cual es una acepción muy lejana de la realidad. El motor de nuestra acción son los sentimientos, no el conocimiento. Y me da pena ver que no aprovechamos todo ese bagaje que nos pueden transmitir y hacernos excelentes personas. Los mejores consejos que he recibido en mi vida han sido en el lecho de muerte de mi bisabuela y abuelo. Nadie te puede dar un consejo más sincero que cuando no tiene nada que perder. Ni que ganar.

 

La deuda que la familia, sociedad y gobierno tiene con los ancianos es sencillamente impagable por mucho que invirtiésemos en ello. Y paradójicamente, se invierte muy poco. La familia invierte poco en sentimientos. La sociedad invierte nada en respeto y el gobierno da una limosna que nuestros abuelos previamente habían pagado.

 

Anciano

 

Bajo mi estrecho punto de vista en este caso, es totalmente inconcebible el hecho de que existan residencias de ancianos si la persona tiene una familia. Es una crueldad intolerable solamente tolerable para nuestras conciencias por el hecho de que es una crueldad masiva. Cuando ya no nos sirven, y somos nosotros los que les tenemos que servir a ellos, los apartamos de nuestra vida dejando en evidencia nuestra cobardía. Es tan cruento y poco “humano” como si ellos nos hubiesen regalado a alguna institución en el momento de nuestro nacimiento esperando a que fuésemos devueltos ya con 23 años, instruidos, carrera hecha y primer sueldo en el bolsillo. Absurdo, pero real. ¿Qué ocurre cuando dejamos a un anciano abandonado en una residencia para que no moleste? ¿Que nos nos atrevemos a matarlo? ¿Por que somos cobardes o por que está penado?

 

Y recordad, que lo que nuestros hijos vean que nosotros hacemos con nuestros padres, nuestros hijos harán con nosotros. Si los abandonamos a ellos, nos estaremos abandonando a nosotros.

 

Y nunca olvidéis, cuando los veáis, que alguna vez ese anciano, era un niño.

 

Anciano riendo

 

 

Anuncios

2 Comments

  1. Sabes que no puedo estar más de acuerdo contigo.
    Creo que la sociedad tiende a pagar de manera ingrata a las personas que durante nuestra infancia han dedicado su vida, su energía y su juventud a cuidarnos, protegernos, educarnos y querernos. Por eso, tengo muy presente la deuda que tengo con las dos personas que me han dado la vida y a las que adoro por haberme cuidado lo mejor que han sabido y a las que espero poder ofrecer todo mi amor, cuidado y dedicación.

  2. Y nosotros llegaremos a serlo…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: