Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2010


 

Ésta es mi madre y éste soy yo. Ella con 57 años y yo con 35 en nuestra casa de Galicia:

 

 

Es buena, bondadosa, era trabajadora, es alegre y su principal propósito en la vida ha sido cuidarme de la mejor forma posible. Ha intentado y sigue intentándolo con mayor o menor éxito, inculcarme valores, curiosidad, amor por la lectura y una serie de buenos principios en los que basarme.

 

Pero no ha tenido mucha suerte en su vida. Entre otra serie de factores, hay uno que se me la está llevando. De momento, ya se ha llevado buena parte de sus facultades físicas postrándola hace unos 13 años en una silla de ruedas. Y ahora, se está llevando parte de sus capacidades cognitivas. La culpa la tiene la esclerosis múltiple.

 

Tal y como dice la Wikipedia sobre la esclerosis múltiple: “es una enfermedad consistente en la aparición de lesiones desmielinizantes, neurodegenerativas y crónicas del sistema nervioso central.”

 

Siguiendo con más extractos de Wikipedia:

 

“Se caracteriza por dos fenómenos:

  • Aparición de focos de desmielinización esparcidos en el cerebro y parcialmente también en la médula espinal causados por el ataque del sistema inmunitario contra la vaina de mielina de los nervios.
  • Las neuronas, y en especial sus axones se ven dañados por diversos mecanismos.

Como resultado, las neuronas del cerebro pierden parcial o totalmente su capacidad de transmisión, causando los síntomas típicos de adormecimiento, cosquilleo, espasmos, parálisis, fatiga y alteraciones en la vista.

Es, tras la epilepsia, la enfermedad neurológica más frecuente entre los adultos jóvenes (desde la erradicación de la poliomielitis) y la causa más frecuente de parálisis en los países occidentales. Afecta aproximadamente a 1 de cada 1000 personas, en particular a las mujeres. Se presenta cuando los pacientes tienen entre 20 y 40 años.”


Sintomáticamente podemos ver que:


“Se presentan a continuación los más comunes: (lista incompleta)

 


Si bien antiguamente se consideraba que no existían déficits cognitivos en el EM, sino que era una enfermedad fundamentalmente física; actualmente se sabe que es común un patrón de déficits cognitivos específicos.

El patrón que siguen los déficits cognitivos es un patrón fronto-subcortical; afectando por tanto a las funciones localizadas en el lóbulo frontal y en las zonas subcorticales. Respecto a los déficits frontales puede haber cambios conductuales (apatía, falta de motivación, pseudodepresión; o por el contrario desinhibición, impulsividad, agresividad e irascibilidad, infantilismo…) y en las funciones ejecutivas (Capacidad para planificar, flexibilidad mental, razonamiento…)

En cuanto a las funciones subcorticales lo más habitual es que exista una reducción en la velocidad de procesamiento cognitivo.”


Hasta hace poco, pensaba que lo más difícil era ver su deterioro físico, lento pero imparable. Desde hace un año, me doy cuenta de que estaba equivocado. Lo más duro es estar perdiéndola a ella. A como era.

 

No sé que nos deparará el futuro pero sí sé que seguiremos aquí, haciéndole frente a la enfermedad mientras tengamos vida y seguiremos confiando en la comunidad científica como hacen miles y miles de familias.

 

Anuncios

 

Me encantó este vídeo.

 

Las dos principales teorías económicas de nuestros días, enfrentadas a través de sus creadores, resucitados en nuestros días, a ritmo de RAP. Subid los altavoces!

 

Lástima que lo he encontrado cuando ya he dejado de dar clases en la Universidad pero lo guardaré bajo la manga para las sesiones de este año en la Business School.

 

John Maynard Keynes y Friedrich August Von Hayek vuelven a la vida para dar su última conferencia y esta vez juntos. Los dos enemigos económicos irreconciliables, por fin, se van a ver las caras en el mismo foro y en nuestra época.

 

John Maynard Keynes (1883-1946), inglés, es el precursor del intervencionismo estatal para mitigar o alentar las fluctuaciones de la demanda y de esta forma suavizar la curva evitando los ciclos económicos. Se le considera el padre de la macroeconomía moderna y sus principios se conocen como Keynesianismo o Escuela de Keynes. Los gobiernos socialistas o social-demócratas siguen la escuela Keynesiana en mayor o menor medida.

 

 

Friedrich August Von Hayek (1899-1992), austriaco, fue filósofo y economista, seguidor y discípulo de Ludwig Von Mises. Fue uno de los mayores críticos del Keynesianismo y fue galardonado con el Premio Nobel de Economía en 1974. Hayek abogaba por dar libertad al individuo y al mercado de forma que se regulase a sí mismo. El dar créditos bajos provoca que los individuos inviertan en proyectos muy arriesgados y no dando tiempo a que la oferta esté a la altura de la demanda provocando un alza en los precios. Cuando el mercado se estabiliza o la demanda baja provoca un exceso de oferta haciendo caer vertiginosamente el precio de los bienes lo cual a su vez provoca que se emita más deuda entrando en una espiral demoníaca. Los gobiernos de corte liberal europeo o de corte conservador estadounidense siguen la escuela austriaca o de Hayek.

 

 

Nada mejor que este magnífico vídeo para entender de una forma más que amena y con una sonrisa las dos principales corrientes económicas que perduran en nuestros días.

 

 

¿Sois de Keynes o de Hayek? Yo lo tengo muy claro.

 

 


 

Éste es el título de un blog que sigo asiduamente mediante RSS. Pero desgraciadamente el título ha dejado de carecer de sentido desde hace unos días. Concretamente desde el 24 de Septiembre. Durante esa noche, Raúl murió. La Esclerosis Lateral Amiotrófica se lo ha llevado finalmente a sus 37 años. Y con él, nuestras esperanzas y vagas ilusiones de que se pudiese mantener vivo, no ya de recuperarse.

 

 

Su autor, Raúl Miranda Raya, era una persona como cualquiera de nosotros hasta hace 5 años en que la enfermedad le fue diagnosticada. A partir de ahí, su espíritu de superación y su más que maravillosa mujer, Nuria Moro Díez, nos han hecho a muchos reflexionar y en cierta forma sentir que los acompañábamos en su camino. Y en ese periplo, hacernos mejores personas viendo su ejemplo. Leer la noticia de su muerte me ha hecho llorar amargamente y  recordar una vez más, como él reflejaba en su blog: “La vida es como una pompa de jabón… en cualquier instante se desvanece, vive al máximo cada día.”


Personalmente, en poco tiempo, han desaparecido para siempre de mi vida tres personas con una relación conmigo totalmente diferente entre ellas: familiar, laboral y virtual. Mi tío Antonio con 87 años; Linda, antigua compañera de empresa con la que estuve trabajando mano a mano, día a día, durante más de un año y Raúl. La verdad es que cuesta entender el sentido de muchas cosas por no decir que es imposible entender aquello que no tiene sentido.

 

Que todos descansen en paz.

 

Su blog: Ya no puedo pero… ¡AÚN PUEDO!

Un vídeo: Reportaje en Crónicas No os lo perdáis. Como me gusta decir: Aprendes más en 50 minutos que en 5 años de Universidad.

 

 


 

Hay cinco cosas que siempre, siempre me arrancan una sonrisa, me reconfortan y me dan energía:

 

  • Mirar a niños mientras empiezan su vida. (I)
  • Mirar a ancianos mientras están al final de la suya. (II)
  • Mirar a personas minusválidas mientras siguen con su vida. (III)
  • Mirar a los perros, mascotas, bichos o plantas haciendo la suya. (IV)
  • Mirar a la gente que quiero mientras duerme. (V)

 

 

Mirar a ancianos mientras están al final de la suya. (II)

 

Me encanta verlos. Muchas veces los veo en los parques, andando renqueantes por las calles, cabizbajos, sentados en cualquier lugar que les pueda ofrecer un mínimo de confortabilidad, en el metro dejando pasar las paradas y la vida, ensimismados en sí mismos, en otros tiempos mejores, reviviendo los recuerdos una y otra vez. Los momentos de gloria y los momentos de penuria. Cada arruga de su piel en un renglón de su camino.

 

Retrato anciano

 

Nosotros somos su fruto. Todo lo que recogemos hoy, todas las oportunidades que se nos presentan son gracias a ellos. En la inmensidad del tiempo podemos decir que nosotros no nos hemos ganado nada. De hecho, el mismo milagro de que estemos vivos es gracias a ellos.

 

Hace unos 25.000 años el homo sapiens vivía en cuevas. A día de hoy, el homo sapiens… ya sabemos cómo vive. Y todo gracias a los millones de abuelos que se han esforzado por mejorar la vida de sus hijos durante cientos y cientos de generaciones.

 

Y me da pena. Tengo lástima de nosotros mismos al ver que están sedientos de comunicar sus vivencias, de dar y recibir, sobretodo, de recibir amor. De comunicar su experiencia. Y me da pena ver que somos tan estúpidos como para no escuchar lo que dicen y no recibir su amor y tampoco dárselo.

 

Rostro arrugado

 

Se nos llama homo sapiens lo cual es una acepción muy lejana de la realidad. El motor de nuestra acción son los sentimientos, no el conocimiento. Y me da pena ver que no aprovechamos todo ese bagaje que nos pueden transmitir y hacernos excelentes personas. Los mejores consejos que he recibido en mi vida han sido en el lecho de muerte de mi bisabuela y abuelo. Nadie te puede dar un consejo más sincero que cuando no tiene nada que perder. Ni que ganar.

 

La deuda que la familia, sociedad y gobierno tiene con los ancianos es sencillamente impagable por mucho que invirtiésemos en ello. Y paradójicamente, se invierte muy poco. La familia invierte poco en sentimientos. La sociedad invierte nada en respeto y el gobierno da una limosna que nuestros abuelos previamente habían pagado.

 

Anciano

 

Bajo mi estrecho punto de vista en este caso, es totalmente inconcebible el hecho de que existan residencias de ancianos si la persona tiene una familia. Es una crueldad intolerable solamente tolerable para nuestras conciencias por el hecho de que es una crueldad masiva. Cuando ya no nos sirven, y somos nosotros los que les tenemos que servir a ellos, los apartamos de nuestra vida dejando en evidencia nuestra cobardía. Es tan cruento y poco “humano” como si ellos nos hubiesen regalado a alguna institución en el momento de nuestro nacimiento esperando a que fuésemos devueltos ya con 23 años, instruidos, carrera hecha y primer sueldo en el bolsillo. Absurdo, pero real. ¿Qué ocurre cuando dejamos a un anciano abandonado en una residencia para que no moleste? ¿Que nos nos atrevemos a matarlo? ¿Por que somos cobardes o por que está penado?

 

Y recordad, que lo que nuestros hijos vean que nosotros hacemos con nuestros padres, nuestros hijos harán con nosotros. Si los abandonamos a ellos, nos estaremos abandonando a nosotros.

 

Y nunca olvidéis, cuando los veáis, que alguna vez ese anciano, era un niño.

 

Anciano riendo

 

 

A %d blogueros les gusta esto: