Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2010


 

Tengo 35 años y me siento viejo. Siento la cuenta atrás inexorable. Aunque estoy en el medio. Veo a los viejos. Y veo a los jóvenes. Y me preocupan. Me preocupa ver lo que hacen. Me parecen peores que los de mi generación que a su vez ya parecíamos peores que la generación de nuestros padres.

Y leo. Y oigo. Sobre ellos sentencias tales como:

  • “Nuestra juventud gusta del lujo y es mal educada, no hace caso a las autoridades y no tiene el menor respeto por los de mayor edad. Nuestros hijos hoy son unos verdaderos tiranos. Ellos no se ponen de pie cuando una persona anciana entra. Responden a sus padres y son simplemente malos.”
  • “Ya no tengo ninguna esperanza en el futuro de nuestro país si la juventud de hoy toma mañana el poder, porque esta juventud es insoportable, desenfrenada, simplemente horrible.”
  • “Nuestro mundo llegó a su punto crítico. Los hijos ya no escuchan a sus padres. El fin del mundo no puede estar muy lejos.”
  • “Esta juventud está malograda hasta el fondo del corazón. Los jóvenes son malhechores y ociosos. Ellos jamás serán como la juventud de antes. La juventud de hoy no será capaz de mantener nuestra cultura.”

Y estaréis conmigo en que en muchos casos, demasiados, estas frases definen perfectamente a la juventud de hoy. Y me duele. Y me da miedo.

 

 

Juventud

Juventud

 

 

Pero me tranquilizo. Me tranquilizo al pensar que:

  • La primera frase es de Sócrates (470-399 AC)
  • La segunda frase es de Hesíodo (720 AC)
  • La tercera es de un sacerdote que vivió allá por el 2000 AC.
  • La cuarta está escrita en un vaso de arcilla que se encontró en las ruinas de Babilonia y que fue moldeada hace más de 4000 años.

Y me doy cuenta. Maldita sea, estoy viejo. Maldita sea, no me quedo convencido.

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: