Skip navigation


 

Lo vengo observando hace varios sábados.

Ocurre siempre a partir de las 20 horas. Cuando llega la noche.

El primer sábado pensé que se trataba de un hecho fortuito. Un señor de unos 50 años, enfermo, en la zona de frutería de un hipermercado, empezó a pelar una naranja y a comer gajo por gajo mientras con poco disimulo pero sí algo de vergüenza echaba miradas alrededor. Mientras yo iba escogiendo lo que necesitaba para pasar la semana me seguí cruzando con aquel hombre y vi que aquella naranja no era un capricho de un momento: seguía degustando otra serie de frutas, frutos secos y demás comida fácil de engullir. Me pareció curioso y me dio mucha pena.

El siguiente sábado, cuando llegó la hora, me encontré a una señora que hacía lo mismo. Parece que una de las presas fáciles son las naranjas. A partir de aquí empecé a fijarme. Me encontré a un matrimonio, ella maquillada, con gafas. Hacían lo mismo. De unos 60 años. Iban con una cesta con ruedas vacía, paseando por la gran superficie mirando y comiendo los dos, primero lo vi a él, luego a ella. Frutería, panadería. Más tarde los vi con un cartón de leche en la cesta.

Al rato, en la pescadería, ya cerca de las 22 horas un señor mayor, sin tomarse la molestia del disimulo, empezó a coger gambas delante de todo el mundo, las pelaba y se las comía. Eso sí, tenía la deferencia de tirar las pieles al cubo de la basura que estaba dentro del recinto de la pescadería ante la mirada acostumbrada de los pescateros y la mirada desacostumbrada de los que estábamos allí.

Más tarde vi a otra mujer que estaba comiendo una bolsa de patatas.

 

Hombre mayor

 

El nexo común es la edad y sin duda, la falta de recursos suficientes. También, el nexo común es la tolerancia de los trabajadores de esa gran superficie. De esa y claro está, de todas las de España.

Sentí y siento mucha pena, mucha pena y miedo. Miedo de mi futuro.

Estad atentos la próxima vez que vayáis a una gran superficie.

 

 

 

Anuncios

2 Comments

  1. La estadística de robos en supermercados en Alemanía són de gentes mayores de edad,
    cuales están en jubilación.

  2. Yo dentro del supermercado no he vivido nunca esa situación pero… pasa algo parecido cuando, sobre las 22.00 – 22.30h el personal de esos supermercados tira en cajas decentemente apiladas la fruta, verdura, carne… que saben que no podrá venderse al día siguiente.
    En más de una ocasión he visto “repartirse” los manjares a gente de edad avanzada que, posiblemente, gracias a eso, podía subsistir y esperar a la cena del día siguiente.
    Besos, jovenvillo….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: