Skip navigation

Monthly Archives: enero 2010


Hace unas semanas tuve el placer de volverme a encontrar cara a cara con un amigo que hacía mucho tiempo que no tenía el placer de ver. De hecho, esa última vez fue, ya hace algunos años, cuando me alejaba de la que fue mi casa por 5 años en un furgón que previamente habíamos cargado con todas mis cosas. Me mudaba de ciudad.

En nuestra relación, el cariño y el aprecio siempre nos han acompañado así como las risas. Estas últimas, desde el primer día.

Circo Ringling

El caso es que estábamos el otro día comiendo, charlando, riendo, sentados uno frente al otro cuando de golpe veo como se le cambia el rictus de la cara e intenta, sin conseguirlo, continuar con su verticalidad afincando sus codos en la mesa mientras con las piernas intentaba mantener su postura. Pero no se pudo hacer nada, acabó escorando hacia su izquierda. Todo ello, mientras yo le preguntaba a la viva voz que sólo la preocupación puede dar:

– Qué te pasa? Qué te pasa?

Por supuesto, totalmente convencido de que iba a rememorar una actuación que yo mismo tuve años atrás: caer fulminado al suelo por un desvanecimiento en un momento poco propicio. (A mi contra, debo decir, que aquél momento aún lo fue mucho menos pero esa es otra historia).

Cuando mi amigo se pudo recomponer, entendimos el por qué de su supuesto desvanecimiento. La pata delantera izquierda de la silla había cedido con la suficiente lentitud para que la víctima tuviese el suficiente tiempo de patalear cual Zipi o Zape buscando sustento físico.

Lo peor de la historia es que a la semana siguiente, me pasó a mí casi lo mismo en otro restaurante y en otra compañía. La diferencia fue que en mi caso fue la pata delantera derecha. Y justo todos los que estaban alrededor mío, incluido yo mismo, pensamos que me estaba dando un jamacuco. Suerte que enseguida me acordé de la hazaña de la semana anterior y estuve tranquilo, no así mis compañeros ingleses.

A las pruebas me remito:

Foto de la mala pata

Realmente, también es mala pata que nos pase en dos semanas seguidas lo mismo en diferentes sitios.

Un abrazo grande para él.

Pd.- El dueño del restaurante aún no debe estar convencido de que la intención de sacar la foto no era para denunciarlo si no para colgarla en el blog…


Podemos perder más o menos batallas, podemos ganar más o menos batallas pero sabemos seguro que la guerra está perdida.

Juan Manuel Olmos Suárez

La muerte


 

Tony Meléndez es un guitarrista nacido en Nicaragua que más tarde emigró a Estados Unidos.

 

 

Tony Meléndez

 

Uno de sus momentos estelares fue cuando actúo delante de Juan Pablo II el 15 de Septiembre de 1987. Al Papa le emocionó tanto la actuación que se levantó y se acercó al escenario para abrazarlo y besarlo.

A lo largo de su carrera ha recibido, entre otros premios, los siguientes:

  • Special Commendation from President Reagan – As A Positive Role Model for America
  • Special Commendation from Estado de California – Por trabajar con la gente joven.
  • Inspirational Hero Award from the NFL Alumni Association at Super Bowl XXIII in Miami
  • Branson Entertainment Awards – Mejor artista revelación (1999)
  • Unity Awards – Male Vocalist of the Year UCMVA (2000)
  • Unity Awards – Artist of the Year UCMVA (2002)
  • Unity Awards – Male Vocalist of the Year UCMVA (2002)
  • Unity Awards – Male Vocalist of the Year UCMVA (2004)

 

 

Sí, parece ser que algún médico le recetó a su madre Thalidomide cuando estaba embarazada lo que provocó que Tony naciese sin brazos.

Y sí, le doy la razón a una amiga mía. Tengo especial predilección por incluir en mi blog personas que nos sitúen a los demás, nos inspiren y nos hagan ver las cosas como realmente son.

 


 

Un padre y un hijo están sentados en un banco y de pronto aparece un gorrión…

 

 

Un corto de Constantin Pilavios.

Magnífico. Para tener presente siempre.

A %d blogueros les gusta esto: